El secretario general de la Federación Universitaria Docente (FUD), Bernardo López, dijo que valoran el esfuerzo de los senadores de propiciar un diálogo, pero consideran que la UMSS debe resolver el conflicto de forma interna a través del Consejo Universitario. Añadió que existe la posibilidad de debatir un nuevo Reglamento General de la Docencia y el escalafón.

La docente María Esther Pozo añadió que además se tiene que considerar el tema generacional. Explicó que el proceso de admisión estaba pensado para calificar a docentes antiguos, cuando era difícil realizar cursos de postgrado. Actualmente, los profesionales cuentan con maestrías, diplomados y doctorados.

En criterio de López, la intención del movimiento estudiantil es fortalecer al Partido Obrero Revolucionario (POR), como el único vigente en la universidad y notorio por su rol de denuncia. Otro docente, Ronald del Barco,  dijo que el grupo impacta porque utiliza un método violento para amedrentar a otras fuerzas.

La Federación Universitaria Local (FUL) mantiene su postura de exigir que al menos 1.300 de 1.600 que hay en la UMSS den examen de competencia para ser titulares y que se realice un congreso institucional.

El último intento por zanjar el problema fue a través de la comisión de educación del Senado que planteó: dejar en suspenso la Resolución 01/15 y organizar un congreso institucional. Pero, los docentes abandonaron la negociación por la presunta “parcialización” de los senadores con la demanda de la FUL.

Causas del descredito

“Los mecanismos para entrar a la UMSS son: concurso de méritos, examen de suficiencia e invitación”, afirmó el catedrático René Antezana, quien como muchos docentes de base considera que el conflicto universitario se sustenta en verdades a medias, porque no es cierto que los profesores no quieran dar examen.

Explicó que cada facultad de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), desde 2007 cuando se suspendió el Proceso de Evaluación, Selección y Admisión Docente, aplicó mecanismos para incorporar personal.

Otro de sus colegas expresó que un ejemplo de la rigurosidad de las evaluaciones se encuentra en el área de salud, donde además de los requisitos tradicionales se toma una prueba práctica.

“Muchos docentes no han sido nombrados a dedo. Eso no es real. Aquí, en la universidad, trabajan empresarios, médicos prestigiosos, docentes con maestría, con doctorado e investigadores. No son cualquier cosa”, dijo.

En opinión de Ronald del Barco el descredito hacia este sector se debe a la estrategia comunicacional del movimiento estudiantil que reitera que el conflicto es a causa de los docentes que no quieren dar examen de competencia. “Eso los legitima ante una sociedad que no conoce la verdad dentro la universidad, que es compleja”, dijo.

La titularización

La Federación Universitaria Local cumple un paro desde hace tres meses y rechaza la Resolución 01/15 que pretendía titularizar a 1.300 docentes extraordinarios, el 80 por ciento del plantel de la UMSS, por homologación.

La dirigencia universitaria también cuestionó las dos disposiciones posteriores, entre ellas la 03/15, que contempla que los docentes que no hayan pasado por todo el proceso de evaluación completen los requisitos y den un examen para ser titulares, siempre que logren un puntaje de 60 o mayor.

Sin embargo, ninguna de las resoluciones ha servido para resolver el conflicto, que ahora tiene otras demandas, como la refundación a través del congreso institucional y el voto universal en la UMSS para la próxima elección para Rector.

Suspenden declaración y DDHH llama a diálogo

Los dirigentes de la Federación Universitaria Local (FUL): Jarlin Coca, Miguel Coca Alejandro Mostajo, Rocío Rodríguez, Marcelo Arévalo y Marcia Torrico no declararon ante el Ministerio Público dentro del proceso por desobediencia a la resolución del amparo que presentaron los trabajadores administrativos de la UMSS, debido a que el fiscal que indaga el caso renunció. El nuevo representante fijó una nueva fecha de audiencia para el 10 de agosto, informó la abogada de los funcionarios, Victoria Ballón.

El presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Edwin Claros, lamentó que se intente judicializar el conflicto universitario con procesos a dirigentes. “Ya van más de tres meses del cierre de la universidad y hay más de 70.000 estudiantes perjudicados. Vemos una posición  muy cerrada de parte de las autoridades. Apoyamos la iniciativa que ha tomado el Senado y el planteamiento de que se deje sin efecto la resolución y que sea un congreso el que resuelva. Ojalá que no se siga perjudicando”, afirmó.

Añadió que “el camino no son los procesos, el camino es un diálogo sincero y franco”, porque hay una crisis estructural.

DOCENTES: EXAMEN NO GARANTIZA ACADEMIA

Esther Pozo, docente de la UMSS

Yo creo que el pedir examen no tiene nada que ver con lo académico, está totalmente distanciado. Yo creo que el gran desafío del docente es cómo mantener esa academia en la universidad. Eso implica todo lo que tiene que hacer: investigar y actualizarse. Los docentes extraordinarios son los que tienen cursos de postgrado. La mayoría tiene maestrías, diplomados y doctorados.

Bernardo López, rpte. FUD-UMSS

Esa dirigencia estudiantil pretende financiar al POR y controlar a los docentes. Ellos en los consejos pueden decidir quién se queda de docente y quién se va. Entonces, así mantiene un caudal de docentes cautivos sobre su poder. Quieren llegar al voto universal por eso quieren convocar al congreso, poco a poco se desvela su interés: el voto universal y cualquier carrera va ser más que el voto docente.

Los Tiempos


Volver