América Latina y el Caribe es la región que experimentó mayor crecimiento en el envío de estudiantes universitarios de intercambio a EEUU, y estudiantes de Brasil y México contribuyen casi mil millones de dólares a la economía estadounidense asistiendo a sus instituciones de educación superior, según un estudio publicado este lunes.

El reporte, elaborado anualmente por el Departamento de Estado y el Instituto de Educación Internacional (IIE), indica también que EEUU es el destino número uno preferido por los estudiantes de intercambio a nivel global, y que 300 mil universitarios estadounidenses salieron a estudiar al exterior el pasado año académico.

El IIE, una fundación sin fines de lucro, calcula que unos 4.5 millones de estudiantes participan en programas de intercambio en todo el mundo, y de esos, casi un millón van a EEUU.

Según el informe, Brasil sobrepasó a México como el país latinoamericano que más estudiantes de intercambio envió a EEUU durante el año escolar 2014/15, con un total de 23 mil, o 78% más estudiantes que el año anterior. México envió 17 mil estudiantes.

Según el estudio, esto se debe, sobre todo, al Programa de Movilidad Científica del gobierno brasileño, que desde hace tres años otorga becas a estudiantes subgraduados para que cursen un año en universidades estadounidenses, en algún programa STEM (de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas), hagan una pasantía y regresen a su país.

Los estudiantes brasileños contribuyeron $408 millones a la economía de EEUU, y mexicanos $473 millones.

Ambos países latinoamericanos están entre los primeros 10 países que más universitarios envían a EEUU, y en el puesto 21 se ubica Venezuela, con 7.800 estudiantes.

Los países que más estudiantes de intercambio enviaron a Estados Unidos fueron: China (304 mil), India (132 mil) y Corea del Sur (63 mil).

En total los estudiantes de intercambio extranjeros contribuyeron $30 mil millones a la economía estadounidense durante el pasado año escolar.

Seis de cada 10 de los estudiantes internacionales en Estados Unidos costea sus estudios con el patrimonio familiar y casi uno de cada cuatro cursa estudios de computación.

Otras carreras populares entre los extranjeros son ingeniería y agricultura.

Por otro lado, de los 300 mil universitarios estadounidenses que salen del país a estudiar, la gran mayoría lo hace a Gran Bretaña, luego Italia, España y Francia.

El destino favorito de los estadounidenses en Latinoamérica es Costa Rica, seguido de México y Argentina.

Cuba aumentó por noveno año consecutivo la cantidad de estadounidenses que alberga para alcanzar los 1.845 estudiantes (un incremento de 13%).

“La experiencia internacional es uno de los componentes más importantes de la educación del siglo XXI”, dijo Allan E. Goodman, presidente del IIE.

“Estudiar afuera es una de las mejores maneras en que los estudiantes pueden obteber la experiencia internacional necesaria para tener éxito en la fuerza laboral global actual”, agregó.

La difusión del reporte coincide con la celebración de la Semana de la Educación Internacional, una iniciativa conjunta de los Departamentos de Estado y Educación que busca preparar a los estadounidenses para un entorno de interacción global.