Mariana Sánchez Malo tiene 27 años, está haciendo la tesis para recibirse en Trabajo Social. Es riojana, milita en la agrupación Sur y es la segunda mujer en conducir la Federación Universitaria de Córdoba (FUC) en toda su historia.

Mariana es partidaria de la elección directa de rector, está de acuerdo con que los estudiantes realicen prácticas solidarias como parte de su formación y considera imprescindible realizar reformas académicas para sacar del atraso a la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

En relación con la gestión del actual rector Hugo Juri dice que tiene propuestas interesantes, pero cuestiona la forma en que son presentadas, sin mucha posibilidad de discutirlas.

Ella y su agrupación encabezaron el Frente Agustín Tosco junto a La Bisagra y La Mella, que desbancó a Franja Morada después de casi 30 años. “La recuperación de la Federación fue el gran motivo que estuvo por encima de nuestras diferencias”, admite.

–En los últimos años la FUC se pareció más a un sello que a una herramienta en defensa de los intereses estudiantiles. ¿Coincidís con el diagnóstico?

–Sí, de hecho, cuando decidimos armar el frente, el diagnóstico era ese: un gremio vaciado de participación, una herramienta poco conocida por los estudiantes. La idea es recuperar la FUC, hacerla visible, que sea otra vez un lugar de participación. Recuperar el vínculo con los sindicatos y las organizaciones sociales, entendiendo que estamos en una etapa política diferente. Con el macrismo y el neoliberalismo en América latina nos parecía un buen momento para recuperar la FUC.

–¿Estás de acuerdo con que los estudiantes realicen prácticas solidarias o sociales como parte de su formación?

–Estoy de acuerdo con el proyecto de Juri. Es interesante la mirada de cómo debe ser la formación de un estudiante de una universidad pública. Creo que las prácticas vinculadas con la sociedad tienen que ser parte de los planes de estudios de todas las carreras. Sí creo también que es importante que se respete la autonomía de cada facultad. Puede existir una transversalidad desde el Rectorado, pero sin pasar por encima de las facultades, sobre todo porque hay algunas que tienen trabajos de extensión muy importantes.

En ese sentido, para nosotros, como Agrupación Sur, el trabajo barrial es una de nuestras herramientas principales y queremos que esa sea una impronta de la FUC. Esa va ser nuestra posición en el Frente Agustín Tosco.

Gestión Juri

–¿Cómo evaluás la gestión del actual rector de la UNC?

–Hay algunas cosas, como la reforma académica, que son interesantes. Me parece que tenemos que pensar que estamos en una universidad que está atrasada en el marco de la sociedad y el tiempo en el que estamos, para los chicos que llegan y para los trabajos que realmente esos pibes van a tener. Sí tiene que haber reformas académicas, pero se tienen que dar de mejor manera los debates. Los proyectos no pueden llegar como una bajada de línea.

–¿Considerás que la UNC contiene a los nuevos chicos que llegan?

–Nosotros queremos que nuestra universidad se siga llenando de estudiantes. Pero la realidad es que las universidades privadas se están llevando a muchos chicos, por culpas propias y virtudes ajenas. Muchos chicos se van a las privadas no por convencimiento, sino porque a la nuestra le faltan elementos para su formación, llámese herramientas prácticas, gabinetes, etcétera. Las universidades públicas tienen que formar cuadros políticos y profesionales comprometidos con la sociedad y a la vez competitivos. Ninguna de esas dos condiciones tienen que estar enemistadas. A fin de cuentas, tenemos que lograr que nuestros estudiantes trabajen.

Frente Agustín Tosco

Derrotó a Franja Morada. Mariana Sánchez Malo, de Sur, ­conducirá la FUC junto con dirigentes de las agrupaciones de izquierda La Bisagra y La Mella. “El desafío más importante que tenemos es la convivencia dentro de la FUC. Primero surgió como un frente electoral, pero tiene mucho potencial para convertirse en un espacio político concreto, pero tenemos que vencer mezquindades”.

La Voz