(Exclusivo para Nodal Universidad)

 

En la UBA también decimos #NiUnaMenos

El Consejo Superior de la UBA aprobó la propuesta de La Mella, Corriente Universitaria Nacional que forma parte del Movimiento Popular Patria Grande, de reglamentar la intervención institucional ante denuncias por violencia de género.

Por Guadalupe Carnelli* y Jonathan Gueler**

El pasado 10 de junio la Universidad de Buenos Aires aprobó a propuesta de La MELLA la creación de un protocolo de procedimiento institucional ante situaciones de discriminación, acoso sexual y violencia de género en la UBA. El debate se dio en el marco de los reclamos expresados en la calle el último 3 de junio bajo la consigna #NiUnaMenos.

Sin lugar a dudas la convocatoria #NiUnaMenos marcó un antes y un después para la sociedad argentina, ya que visibilizó y puso en agenda la necesidad de terminar con el flagelo de la violencia de género, en tanto un problema complejo que atañe a la sociedad en su conjunto pero que requiere de la intervención del Estado para prevenirla y erradicarla. A lo largo de la historia la división entre lo privado y lo público sirvió para invisibilizar las relaciones de poder y desigualdad que se dan en el ámbito de lo “doméstico”. La violencia contra las mujeres fue tratada durante años como parte del ámbito “privado” y por lo tanto como un problema individual en el que los otros no debían intervenir. Sin embargo, si algo nos ha dejado el #NiUnaMenos, es que la violencia de género no es un problema individual y por lo tanto no hay espacio para el “no te metas”. Las manifestaciones de violencia de género atraviesan nuestros espacios cotidianos: la casa, la escuela, el barrio, el trabajo, la universidad, etcétera. Por este motivo, es necesario, es urgente dejar de mirar para otro lado.

Cotidianamente en la universidad se despliegan entre estudiantes, docentes y no docentes una serie de relaciones laborales, afectivas, académicas que por supuesto no están exentas de la violencia o discriminación de género. En los últimos años se han denunciado en diferentes facultades de la UBA situaciones de acoso, violencia, abuso sexual e incluso intentos de secuestros vinculados a las redes de trata. Es por esto que desde La Mella hemos elaborado un proyecto con el objetivo de visibilizar y encontrar herramientas para combatir este tipo de situaciones.

La resolución aprobada por el Consejo Superior de la UBA establece un plazo máximo de 180 días para discutir y aprobar un protocolo de intervención ante situaciones de discriminación, acoso sexual y violencia de género. Éste fue elaborado sobre el antecedente de proyectos presentados en otras universidades nacionales como las del Comahue, Rosario y La Plata. Algunos de los pilares del proyecto son evitar la revictimización, brindar asesoramiento legal gratuito, asegurar un ámbito de respeto y privacidad para quien se acerque a realizar una denuncia y principalmente la contención y acompañamiento de la víctima. Las acciones que se prevén son variadas, desde la realización de un sumario administrativo para iniciar la investigación que corresponda, hasta el asesoramiento y acompañamiento en denuncias civiles y/o penales, cuando el caso lo amerite. Se propone además realizar un relevamiento sobre denuncias y casos de violencia de género, acoso sexual y discriminación de género en todas las dependencias de la UBA para contar con datos estadísticos y visibilizar la problemática. En el mismo sentido, plantea fomentar campañas de formación y difusión para toda la comunidad académica y conformar un equipo interdisciplinario responsable de abordar los casos concretos que se susciten brindando apoyo y contención, tanto psicológico como legal, a las víctimas.

Estamos convencidos de que tanto al Estado como a las instituciones públicas que están bajo su órbita les cabe la responsabilidad de plantear estrategias y destinar recursos para abordar esta problemática. La aprobación de este protocolo en la Universidad más importante del país sienta un precedente muy importante que debe servir de impulso para continuar la lucha contra el patriarcado y la violencia de género en todos los ámbitos de la vida. Esta lucha será de largo aliento, y este proyecto pretende ser un aporte que esperamos sirva para multiplicar los esfuerzos.

*Referente de La Mella y Colectiva Feminista Mala Junta/ Patria Grande

**Consejo Superior UBA por el claustro estudiantil y referente de La Mella – Patria Grande

TEXTO DEL DOCUMENTO

Ciudad Autónoma de Buenos Aires,

VISTO

Que en el último tiempo se han dado a conocer numerosos casos de mujeres víctimas de violencia de género y que muchos de ellos terminaron en femicidios;

Que en nuestro país se calcula que muere una mujer cada 30 horas por violencia de género, según las estadísticas que presentó el Observatorio de Femicidios de la Argentina que lleva adelante La Casa del Encuentro al Centro de Información de Naciones Unidas en el año 2014;

Que este Consejo Superior se ha pronunciado a favor de la movilización a realizarse el próximo 3 de Junio bajo la consigna “Ni una menos”

CONSIDERANDO

Que la violencia sexual y la discriminación basada en el género son perpetradas contra varones y mujeres en diferentes circunstancias y ámbitos de la vida social. Sin embargo, las mujeres, cualquiera sea su edad, y debido a complejos factores de tipos culturales e históricos constituyen la población mayormente afectada por esas formas de violencia y discriminación;

Que estas conductas y acciones lesivas de derechos humanos fundamentales han sido visibilizadas por la comunidad internacional y los Estados y sancionadas a través de diferentes instrumentos normativos;

Que existen leyes nacionales y tratados de derechos humanos que reprimen la violencia y la discriminación contra las mujeres basadas en su género y obligan a los Estados a diseñar e implementar políticas públicas para su eliminación.

Que las personas que han elegido una identidad de género o sexual distinta a la que le fue asignada al momento del nacimiento, o bien que expresan una elección sexual distinta a la heterosexual, sufren diversas formas de violencia y discriminación basadas en esas circunstancias, razón por la cual se han normativas internacionales que las protegen contra esas formas de vulneración de derechos

Por ello,

EL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES RESUELVE:

ARTÍCULO 1º.­ Declarar de importancia la elaboración de un “Protocolo de intervención Institucional ante denuncias por violencia de género, acoso sexual y discriminación de género” en el ámbito de la Universidad de Buenos Aires, involucrando a todas las unidades académicas su elaboración y aplicación a través de sus Consejos Directivos, asociaciones gremiales y cátedras que se especialicen en la temática.

ARTÍCULO 2º.­ Definir un plazo de 180 días para la aprobación de un Protocolo como aquel al que se hace referencia en el Art. 1 a partir de la información recopilada por la Universidad, los distintos Protocolos para situaciones de violencia de género de otras universidades nacionales y propuestas acercadas por distintos gremios o representaciones de claustro.

Se pone en funcionamiento un espacio para las víctimas de violencia de género en la Facultad de Periodismo de la UNLP

La Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) puso en marcha un espacio de atención interdisciplinaria para víctimas de violencia de género, que funciona de lunes a viernes con un equipo de multidisciplinario de profesionales.

Se trata del “Espacio de Intervención en Violencia de Género”, que funciona en el Edificio Néstor Kirchner de esa casa de estudios (en la diagonal 113 y 63 de La Plata) de lunes a viernes a partir de las 13, abierto a toda la comunidad, aunque hasta el momento se ha ocupado de los casos que sufren docentes y alumnos de la UNLP.

“Este proyecto surgió luego que desde el programa Picus de la secretaría académica de la Facultad, creado hace un año para acompañar a los alumnos con situaciones problemáticas, detectáramos casos de violencia” contra las mujeres, explicó a Télam Flavia Delmas, integrante del Espacio.

Según explicó, desde ese ámbito, a las mujeres que asisten “se les brinda, en primer lugar una escucha atenta, respetándole su decir y creyéndole, lo que es muy importante, ya que las víctimas de violencia suelen sufrir el no ser creídas cuando cuentan lo que les pasa”.

En este sentido, Delmas relató que “muchas víctimas vienen con un discurso desordenado”, motivo por el que “se las escucha atentamente para que puedan desarrollar su historia y llegar al punto en el que está cada mujer”.

“Luego, según lo que requiera cada caso, puede intervenir una psicóloga, una trabajadora social y/o una abogada, que integran el equipo interdisciplinario del espacio”, detalló.

Delmas destacó que las mujeres que se acercan “ya vienen con un camino recorrido, una ruta crítica donde a veces han sufrido violencia institucional además, donde te cuentan `no me escuchan`o `no entendí nada de lo que me dijeron`”.

Las profesionales del Espacio acompañan a la mujer violentada a realizar la denuncia en la Comisaría de la Mujer de su zona y le buscan un abogado, además de brindarle contención psicológica.

Delmas recordó el caso de una alumna de la Facultad que había sido violada en su infancia por su padrastro, se había ido de la casa y el hombre la seguía persiguiendo, por lo que “al conocer su situación se la acompañó a realizar la denuncia en la comisaría de la mujer de Florencio Varela, donde vivía”.

“También se la acompañaba a tomar el tren, para cuidar que no la siguiera su padrastro”, recordó.

Entre otros casos, en el Espacio debieron atender a otra alumna que había presentado una denuncia penal contra su ex esposo y que se acercó a plantear que su abogado “no movía” la causa y seguía así sufriendo el hostigamiento del hombre.
En ese caso, a la alumna se le buscó un abogado que siguiera el expediente judicial y le obtuviera las medidas de protección necesarias.

“No sólo nos quedamos en la primer escucha, hay un seguimiento, no son casos sencillos pero creemos y sostenemos la idea de una Universidad comprometida”, afirmó Delmas.

En la Facultad de Periodismo también funciona desde el año pasado un Espacio de Salud Sexual que orienta sobre métodos anticonceptivos y otras problemáticas sexuales, incluido el aborto.

El Espacio, que funciona desde hace poco menos de dos semanas, es una de las iniciativas que surgieron o se potenciaron en las últimos días, en el marco de las masivas protestas contra los femicidios que tuvieron lugar el pasado 3 de junio bajo la consigna #NiUnaMenos.

Entre ellas, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación puso en funcionamiento de forma oficial la Unidad de Registro, Sistematización y Seguimiento de Femicidios y de Homicidios Agravados por el Género, que había comenzado a trabajar en junio de 2014.

La Unidad tiene como objetivo central “prevenir” estos delitos y brindar pautas para optimizar las política públicas de todas las áreas estatales.

Asimismo, la vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco, convocó a las autoridades judiciales de todo el país para que colaboren en la confección del Registro de Femicidios de la Justicia argentina, que se espera esté concluido a fin de año.

La existencia de datos estadísticos oficiales y actualizados fue uno de los principales reclamos del 3 de junio, debido a que se trata de una herramienta clave para la elaboración de políticas públicas para luchar contra la problemática.

144: teléfono nacional, gratuito, anónimo para solicitar asesoramiento ante casos de violencia de género.

Télam


Volver