Por Yanina Fuggetta – Comunicación y Prensa UNGS

Los desafíos de la gestión cultural

Con el propósito de reflexionar y debatir sobre la investigación cultural en las universidades públicas, los estudiantes de la Licenciatura en Cultura y Lenguajes Artísticos de la UNGS organizaron la primera jornada Desafíos de la Gestión Cultural, de la que participaron representantes de las universidades nacionales de Tres de Febrero (UNTREF) y de Avellaneda (UNDAV), integrantes de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de la Argentina (ARECIA) y editores de revistas culturales autogestionadas.

12304068_941000462645600_2712192530614193315_o

“Nuestro deber es garantizar el derecho a la educación y también a la cultura y a la comunicación, tanto en la universidad como en el territorio”, remarcó la rectora de la UNGS Gabriela Diker, durante la apertura del encuentro en la que estuvo acompañada por Alejandra Figliola, directora del Instituto del Desarrollo Humano, y por Lucas Rozenmacher, director del Centro Cultural.

“Hoy en día las actividades culturales adquieren un sentido y una proyección política muy significativa, queremos integrarlas cada vez más con las actividades que llevamos adelante en la Universidad, y eso depende de las políticas que seamos capaces de sostener. En ese sentido, abrimos una convocatoria de seis becas dirigidas a estudiantes de la licenciatura en Cultura y Lenguajes Artísticos para que se incorporen a nuestros equipos de trabajo en el área de investigación de cultura”, expresó Diker que también comentó que las jornadas han sido organizadas gracias al esfuerzo de los estudiantes.

En relación a la licenciatura en Cultura y Lenguajes Artísticos, Rozenmacher explicó que desde la carrera buscan generar intercambios entre los estudiantes y el territorio “dado que se trata de una carrera con la capacidad de permearse cada vez más con la sociedad”.

El director de la licenciatura en Gestión del Arte de la UNDAV, Hugo Oscar Aramburu, recordó cómo se fundó la carrera y subrayó: “Para nosotros el arte es un área para construir conocimiento. Además, pensamos a la gestión cultural de manera horizontal, con el trabajo de los estudiantes y la comunidad”.

En tanto, el director de la Licenciatura en Gestión del Arte y la Cultura de la UNTREF, Hugo Valiente resaltó que “la gestión cultural debe ser entendida como un campo disciplinario y autónomo, abierta al debate desde la universidad, junto a sus estudiantes, docentes investigadores y trabajadores. Es una de las tareas primarias y fundamentales a futuro”.

Luego de las mesas de debate, la jornada continúo con una feria de revistas culturales independientes donde se presentó el primer número de Brote, la publicación de los estudiantes y graduados de la licenciatura en Cultura y Lenguajes Artísticos de la UNGS. También fueron de la partida las revistas NaN, Sudestada, Velocirraptors, Touché y Maten al mensajero, entre otras, que participaron de un panel donde se profundizó sobre el abordaje de la producción artística a través de un medio autogestionado junto a la Asociación de Revistas Culturales Independientes de la Argentina.

 

Hacia una comunicación autogestiva y comunitaria

En el marco de la jornada Desafíos de la Gestión Cultural realizada en el Multiespacio Cultural de la UNGS, el periodista y presidente de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina habló sobre las luchas vigentes en el periodismo independiente.

Las jornadas Desafíos de la Gestión Cultural realizadas en el Multiespacio Cultural de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) convocaron a distintas publicaciones culturales independientes para dialogar sobre la producción periodística autogestionada y compartir sus experiencias junto a los estudiantes de la Licenciatura en Cultura y Lenguajes Artísticos de la Universidad . El periodista Nahuel Lag de revista NAN y titular de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (ARECIA) explicó cómo se fundó la entidad y cuáles son las luchas vigentes en el ámbito del periodismo comunitario.

– ¿Cómo surgió ARECIA?

– Durante 2011 algunas revistas de la ciudad y el conurbano como Crisis, NAN, Lilith, THC, La Vaca y Barcelona, entre otras, decidimos conformar una asociación que desde el 2013 agrupa a 300 medios independientes de todo el país. La idea inicial fue lograr una visibilización ante el Estado. Luego llegó el proyecto de ley para el fomento de revistas culturales que busca proteger el trabajo del canillita y exigir la derogación del decreto 1025 que fomenta la concentración en la distribución de revistas.

– ¿Cuál es el valor de estas publicaciones independientes?

– Son valiosas porque trabajan sobre una comunicación autogestiva y comunitaria. Por eso buscamos que el Estado las reconozca como medios de interés cultural. A su vez, es necesario que surjan políticas públicas para el fomento de revistas culturales que abarquen el acceso a créditos, los subsidios para la producción y concursos para nuevas revistas. El último censo de 2014 reveló que contamos con 1 millón de lectores de publicaciones impresas y con 3 millones de revistas virtuales, así que indudablemente nuestro sector produce un impacto social muy significativo.

– ¿Cuáles son las dificultades que enfrenta el sector para la distribución?

– La principal dificultad consiste en que el sistema de distribución está híper concentrado en Buenos Aires, de modo que las revistas parten de la ciudad hacia el conurbano y otras provincias argentinas. Inclusive recibimos denuncias de publicaciones porque les querían cobrar la devolución, algo que está fuera de regla. Tampoco podemos acceder a un registro sobre las ventas de nuestras revistas. Por otro lado, tanto Clarín como La Nación crearon circuitos de distribución paralelos para manejar sus propios recorridos, atentando contra la libertad de expresión y la pluralidad de voces. Ambos medios manejan el 50 por ciento de la distribución de revistas y diarios.

– ¿Cuál es la función de las revistas culturales en relación con el derecho a la comunicación?

– El derecho a la información y a la comunicación están por encima de nuestra constitución: es internacional y nos atraviesa a todos los ciudadanos. En este camino, los comunicadores de ARECIA somos más conscientes de las problemáticas de la gente generando agendas con temas que las grandes empresas periodísticas no cubren, por sus intereses corporativos. Es por eso que somos muy itinerantes y viajamos mucho a las ferias para acercar nuestras revistas a la comunidad y establecer un contacto más directo con los lectores. Se trata de una comunicación que recupera la esencia de la comunicación y del periodismo, distinta a la comercial que termina por enfrascarse en luchas de poder alejándose de la sociedad.

UNGS

Volver