‘Mirando el mundo a través de mi lente’ es el nombre del taller de fotografía que los estudiantes de Comunicación de la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE) dictaron a un grupo de jóvenes con discapacidad neurológica.

Durante una semana, 21 chicos que acuden al Centro Diurno de Conocoto, ubicado en el Valle de los Chillos, en el oriente de Quito, conocieron cómo funciona una cámara fotográfica, sus partes y las leyes básicas que rigen la fotografía. Samantha Bustos, estudiante de noveno semestre, cuenta que desde las 14:00 hasta las 16:00 ella y sus compañeros capacitaron a los jóvenes.

Los dos últimos días se dedicaron por completo a captar imágenes por los alrededores del centro. Los chicos aprendieron en las cámaras de los celulares de los estudiantes universitarios.

Cada uno tuvo la oportunidad de tomar varias fotos. Al final se imprimieron 20 imágenes. Se colocaron sobre 10 caballetes que flanquearon la entrada del auditorio de esa universidad. Después del acto formal de inauguración, los asistentes -en su mayoría familiares de los chicos que participaron del taller- recorrieron la muestra. Ayudada por su madre, Laura Cando, quien tiene 39% de discapacidad intelectual, mostró la imagen que captó: una flor amarilla.

Laura sonríe e indica con su mano derecha la imagen. Dice que le gustan mucho las flores, las rosas, los claveles… Su madre, Dolores Rodríguez, la abraza y hace que una persona que se pasea por el auditorio les tome una foto. Según datos del censo de 2010, en el país existen 816.156 personas con algún tipo de discapacidad, es decir el 5,6% de la población total.

Saúl Pupiales, de 17 años, es otro de los chicos del taller; él vive con un 54% de discapacidad. Durante las clases, su papá, Luis, fue su compañía y también aprendió. Indica que ahora sabe que una imagen debe tener una composición basada en la ley de los tres tercios, la cual busca obtener una imagen equilibrada y que llame la atención.

El grupo también aprendió lo que es una imagen retrato, panorámica, primer plano, medio plano… Foto: Carina Acosta / El Telégrafo Según la terapista Laura Montalvo, la fotografía es una herramienta muy útil para el tratamiento de las personas con discapacidad.

Les ayuda a mejorar su atención y en algunos casos también contribuye a tratar la motricidad. La especialista explica que es un mito que los niños con discapacidad intelectual no puedan aprender. “Ellos son capaces de ir más allá de lo que la gente espera.

Existen terapias modernas que ayudan a que estos niños, jóvenes y adultos sean cada vez más independientes y capaces de leer, escribir y hacer buenas fotos”. Bustos concuerda con la terapista. Agrega que en un inicio creyeron que ellos serían los maestros, los encargados de enseñar, pero resultó al revés, “nosotros aprendimos de ellos.

Durante el tiempo que compartimos, nos dieron una lección de vida”, dice. Montalvo sostiene que es esencial que los padres de estos chicos busquen ayuda y terapia para sus hijos, pues esto les ayuda a mejorar sus condiciones de vida. En el país existen cerca de 90 centros de atención para personas con diversas discapacidades que proporcionan atención integral (terapias y enseñanza).

Las terapias que se efectúan van desde hipoterapias, canoterapias, terapias en piscinas, recursos manuales, ejercicios físicos y terapias comunicacionales. Rolando Cando es otro de los beneficiarios. Él captó la imagen de una de sus compañeras mientras es abrazada por su mamá en las afueras del centro. En la muestra se incluyó retratos y fotos panorámicas.

Los estudiantes de las otras carreras también visitaron la exposición. Renato Rodríguez, coordinador de la carrera de Comunicación, informó que la actividad es parte de la vinculación con la comunidad que realiza la universidad. No descartó que los talleres continúen. (I)

DATOS

La Constitución de la República protege los derechos de los ecuatorianos con discapacidades y vela por una atención prioritaria en entidades públicas. A escala nacional, aproximadamente 20.905 personas reciben el Bono Joaquín Gallegos Lara ($ 240).

El 92% de quienes realizan las tareas de cuidado en el país son mujeres. A más del 60% de las personas que viven con algún tipo de discapacidad les incomoda que les llamen ‘discapacitados’. Este es uno de los datos que levantó otro grupo de estudiantes de la UIDE.

El Gobierno Nacional invierte gran parte de su presupuesto en políticas a favor de la discapacidad. En 2015 se destinaron más de $ 160 millones para atender a este grupo.

El Telégrafo


Volver