En 2013 apenas el 5% de universitarios se inclinó por una carrera pertinente con el cambio de matriz productiva de Ecuador. Administración y Derecho aún copan los lugares de preferencia.

Redacción Sociedad

Una de las limitaciones en el sistema de educación superior es que los jóvenes aún eligen carreras poco pertinentes para el cambio de la matriz productiva, es decir en el campo tecnológico, técnico o de tecnologías de la información.

Por ejemplo, el 31% de los estudiantes matriculados en la educación superior en 2013 dijo que cursaba una carrera o programa en el área de administración o derecho en una institución de educación superior (EIS), cifra que se eleva al 39% en el caso de las universidades y escuelas politécnicas particulares y al 48% en el caso de las 3 IES de posgrado. Estos datos se desprenden del informe ‘Distribución de la Matrícula por Campo del Conocimiento (2013) Universidades y Escuelas Politécnicas públicas y particulares cofinanciadas’.

Apenas el 5% de los encuestados se inclinó por una carrera en el campo de las tecnologías de la información y comunicación. Mientras que otro 12% escogió una carrera relacionada con la ingeniería, industria y construcción.

La Senescyt en su análisis reconoce un incremento de los cupos pertinentes, “lo que permitirá avanzar en la consolidación de un sistema de educación superior al servicio de las necesidades del país”.

Desde la implementación del Sistema Nacional de Admisiones se observa un incremento del 14% en la oferta de carreras pertinente en las universidades. Mientras que en los institutos técnicos y tecnológicos la elección de carreras subió 4%, lo que va de la mano con la reconversión de estos centros.

Las metas propuestas incluyen la reconversión de 40 institutos técnicos en 2017 y además la edificación de 26 más. Esto lo corroboró ayer en una entrevista a Radio Pública, el titular de la Senescyt, René Ramírez, quien dijo: “El próximo año va a ser el boom de institutos tecnológicos”.

El proyecto no solo contempla ampliar la oferta pertinente, sino también pasar del 12% al 25% en la matrícula de los institutos técnicos. Entre las carreras que se potenciarán están: Desarrollo Infantil Integral, Confección Textil, Mecatrónica Automotriz, Plásticos, Químico, Construcción, Fabricación de Calzado, Desarrollo de Software, Minería Subterránea, Procesamiento de Alimentos, Floricultura, Acuicultura, Agricultura y Turismo.

Precisamente estas profesiones van acorde con el cambio de matriz del país y con la formación del talento humano. La inversión para estos centros llegaría a los $ 308 millones.

“En los próximos 3 años habrá una inversión de $ 100 millones para incentivos en investigación científica”, agregó Ramírez en su entrevista radial. En este cambio de mentalidad universitaria, Ramírez indicó que el Código Ingenios o de la Economía del Conocimiento será un puntal para el desarrollo y fomento de la innovación y tecnología.

Uno de los primeros institutos tecnológicos que ya está listo es el dedicado a Turismo y Patrimonio, edificado en las instalaciones de la antigua cárcel 2 de Quito. Para la obra se destinaron $ 1,5 millones y al momento tiene 1.384 alumnos. Ellos reciben el 50% de clases presenciales y el 50% prácticas.

eltelegrafo


VOLVER