Se constituyó formalmente, el último 9 de abril, la Red de Educación Superior y Género del Ecuador que tiene como objetivo erradicar la discriminación y violencia de género así como alcanzar la articulación de un trabajo integral donde la igualdad se muestre en los ámbitos estudiantil, docente, directivo, administrativo pero también en los contenidos en las mallas curriculares y en la generación de conocimiento.

El acto tuvo lugar en el hemiciclo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) con la participación de las máximas autoridades de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES); el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CEAACES); la Agencia de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

En el acto también participaron rectores y representantes de las universidades e instituciones de educación superior del Ecuador que presentaron su carta de adhesión a la Red y firmaron el acta de compromiso para articular su trabajo con esta red académica, que busca generar un espacio de coordinación y cooperación que permita construir, fortalecer y potenciar, acciones orientadas a promover la igualdad formal y material entre mujeres, hombres y diversidades sexo/genéricas.

María del Pilar Troya, coordinadora de la agrupación, explicó en una entrevista* con la agencia Andes que la Red empezó a trabajar en 2013 tras una investigación que realizó el CEAACES sobre la igualdad de género en la Educación Superior que reveló que a pesar de que hay más mujeres matriculadas en las universidades las direcciones y decanatos son manejados en su mayoría por hombres.

“Tenemos un 33% de mujeres que ocupan cargo en decanatos y apenas 18% en rectorados. Pese a que hay muchas mujeres ingresando en la universidad y graduándose de la universidad luego tienen problemas para acceder a los puestos directivos que siguen mayoritariamente ocupados por hombres. Y a nivel de docencia todavía hay una brecha importante, más o menos el 36% de los docentes son mujeres”, explicó Troya.

Las universidades que trabajaron desde el principio con la Red quisieron seguir haciéndolo y otras pidieron unirse. De esta manera la Red abrió la convocatoria para que las instituciones que quisieran hacerlo firmarán una carta de compromiso para trabajar en conjunto. Este jueves 43 de las 59 universidades del país firmaron el acta de compromiso para trabajar en conjunto  en el Sistema de Educación Superior.

 

Andes


VOLVER