En contexto
Más de 2500 delegados de 60 países participaron del X Congreso Internacional de Educación Superior en Cuba, que se desarrolló entre el 15 al 19 de este mes, bajo el lema Universidad innovadora por un desarrollo humano sostenible. Participaron referentes internacionales en materia educativa y funcionarios de la educación.

Abel Prieto, asesor del presidente cubano para temas culturales: vivimos asediados por una avalancha de subproductos culturales

El asesor del presidente cubano para temas culturales, Abel Prieto, señaló en el X Congreso Internacional Universidad 2016 que el mundo padece una gran crisis cultural, cuya superación constituye uno de los mayores retos para las universidades y los educadores.

En una conferencia dedicada a la influencia de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICS) en la consolidación de patrones de consumo cultural, Prieto resaltó que vivimos asediados por una avalancha de subproductos culturales, cuyo único fin es “vender y vender”.

A pesar de esa aparente racionalidad económica, apuntó, estas creaciones traen una carga elevada de valores muy tóxicos como el consumismo, individualismo, competitividad hasta aplastar al más débil, culto a la tecnología más allá de su utilidad y sentido ético, entre otros.

Exministro de Cultura de Cuba, Prieto agregó que afrontar esta crisis es un reto que atañe a toda la sociedad contemporánea, pero con mayores dosis de responsabilidad para los centros de enseñanza y sus educadores.

Si esto no se enfrenta, precisó, cómo vamos a convencer a las nuevas generaciones sobre la necesidad de tener estilos de vida racionales, respetuosos con el medio ambiente.

Cómo les vamos a inculcar un espíritu solidario, si permitimos que esa maquinaria “educativa” paralela, que transforma la máxima cartesiana -en alusión al filósofo francés René Descartes- de pienso a consumo, luego existo, rija sus patrones de consumo cultural, preguntó a sus oyentes.

El intelectual y escritor de la mayor de las Antillas aclaró que las TICS, aunque catalizadores, no son las culpables de estos fenómenos.

Son inocentes, útiles para todo empeño humano y portadoras de todo lo que se haga mediante o en ellas, ilustró, al tiempo que manifestó que lo que sucede es que dichas tecnologías están mayormente al servicio del poder hegemónico cultural.

Según opinó, eso de que el desarrollo del espacio digital favorece la libertad de consumo cultural es un mito.

Se tienen libertades para escoger qué ver, qué leer o escuchar, así como el momento y soporte para hacerlo. No obstante, la amalgama de opciones está limitada a las producciones de los grandes medios de poder cultural, subrayó.

La conferencia de Prieto formó parte de los debates y análisis del X congreso internacional Universidad 2016 que, bajo el lema Universidad innovadora por un desarrollo sostenible, sesiona en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

El evento, que culmina el viernes, fomenta el debate de más de tres mil 100 intelectuales, académicos y estudiantes de 60 países, sobre temas de actualidad asociados a la educación superior y su responsabilidad social.

prensa-latina

Resaltan en Cuba calidad académica y riqueza de Universidad 2016

Paulo Spelleer, secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) destacó en La Habana la calidad académica y la riqueza del debate en el X Congreso Internacional Universidad 2016.

Spelleer declaró a la agencia Prensa Latina que el cónclave, al que calificó de estratégico, resulta además relevante por las posibilidades que brinda para concertar soluciones y proyectar estrategias destinadas a perfeccionar la educación superior en Iberoamérica.

“Con esta edición ya son 10 los congresos en los que hemos intercambiado, y realmente es apreciable la evolución en la riqueza y profundidad del diálogo, esta vez centrado en un tema tan importante como la necesidad de favorecer la innovación en la universidad, para tributar al desarrollo sostenible”, sostuvo el académico brasileño.

En la cita que reúne en el Palacio de Convenciones a tres mil 100 delegados de 60 países, Speleer ofreció una conferencia sobre los programas de la cooperación internacional universitaria en Iberoamérica.

Adelantó que la OEI tiene programas abiertos y flexibles a través de las nuevas tecnologías, que facilitan la educación a distancia.

Destacó que se pretende ir más allá en lo que a cooperación e intercambio académico entre los países del área se refiere, y en tal sentido su organización contempla la instrumentación de nuevos programas que potencien más la movilidad de los estudiantes en la región.

Convocado por el Ministerio de Educación Superior de Cuba, bajo el lema Universidad innovadora por un desarrollo sostenible, el certamen concluirá mañana viernes 19.

radiohc

Frei Betto en La Habana: La universidad debe responder a las demandas del pueblo

Con el tema: Universidad: formación humanista de los profesionales, el multipremiado intelectual, Frei Betto, ofreció una conferencia en el Congreso Universidad-2016. “La realidad es que todas las disciplinas siguen el mismo objetivo estratégico: formar mano de obra calificada para el mercado“, sin embargo – reflexionó el teólogo brasileño – las universidades de los países socialistas deberían “formar profesionales en condiciones de responder a las demandas del pueblo”.

Sobre el la enseñanza a nivel mundial explicó: “hacemos una educación para el mercado y no para que la gente sea feliz, digna, solidaria. La universidad pasó a ser un cuartel de entrenamiento de gente que va con la cabeza hacia el sistema capitalista”.

Betto intercambió con el público presente en el evento, al que asisten unos tres mil 100 participantes de 60 países. Se refirió a temas históricos, políticos, religiosos y culturales siempre con la educación superior como tema medular.

Sobre las diferencias existentes entre los dos régimenes sociales existente en el planeta, comentó: “si el capitalismo es un sistema monetario en el que los derechos humanos están sujetos a los caprichos del mercado, el socialismo es un sistema humanirario en el que los derechos humanos son la prioridad por excelencia”.

“Es en el marco de estos parámetros que la universidad debe enrumbar su contenido estratégico pedagógico en un país como Cuba. Entender que la universidad sea una torre de marfil y crear vínculos efectivos entre alumnos y profesores, y entre los diversos sectores de la nación que reflejan las demandas más urgentes”, añadió.

Betto precisó que es necesario buscar respuestas a las siguientes preguntas: “¿cómo se relaciona la universidad con los sindicatos, las cooperativas, los movimientos sociales, los nuevos emprendimientos? ¿Cómo se prepara la universidad para las reformas económicas y sociales que se llevan a cabo en Cuba, sobre todo teniendo en cuenta la inauguración del puerto del Mariel y la reanudación de las relaciones con los Estados Unidos?”

Y específicamente sobre Cuba dijo: “es un país que cuenta con una modalidad de extensión universitaria que, por su alcance, no tiene paralelo en el mundo: la solidaridad internacional de sus profesionales, en especial sus médicos y maestros, presentes entre la población más pobre de más de 100 países”.

“Ese internacionalismo logra su consistencia gracias al capital simbólico acumulado por la heroica  historia de este país y enriquecido, de modo ejemplar, por la Revolución. Capital simbólico encarnado en la vida y el testimonio de hombres como Félix Varela, José Martí, Enresto Che Guevara, Raúl y Fidel Castro”, agregó.

Betto felicitó a Fidel Castro por su venidero 90 cumpleaños resaltando que es el líder socialista más longevo de la historia.

El teólogo brasileño tuvo un difícil tránsito por la universidad al ser encarcelado dos veces en ese periodo debido a sus ideales revolucionarios. Carlos Alberto Libânio Christo, como es su nobre de nacimiento, es un teólogo, periodista, escritor y sociólogo brasileño que ha obtenido más de una decena de premios y reconocimientos gracias a sus casi 20 libros publicados y a su obra como intelectual.

Reconocen compromiso de nuestro país con la calidad de la Educación Superior

Representante de la Unesco, ponderó las medidas que se implementan en nuestro país para mejorar la calidad de la Educación Superior

Yenia Silva Correa – Granma.- David Atchoarena, director de la División de Planificación y Desarrollo de los Sistemas de Educación de la Unesco, se refirió a las medidas que se implementan en nuestro país para mejorar la calidad de la Educación Superior, en el marco del Congreso Interna­cional Universidad 2016.

“Las áreas más importantes de estas reformas tienen que ver con el estudio de la calidad en cuanto a los currículum, el uso de idiomas extranjeros, las TICs y las capacidades para solucionar problemas, así como cambios significativos hacia el enfoque del aprendizaje”, recalcó.

A propósito de las recientes modificaciones en el sistema de enseñanza superior cubano, el doctor Atchoarena reconoció que incluyen un compromiso para aumentar el acceso a la educación con cursos en línea, proporcionar la in­fraestructura necesaria para ampliar el acceso y promover el aprendizaje a lo largo de la vida, así como la educación terciaria.

“Esperamos poder contribuir al trabajo que está realizando Cuba en esta esfera —afirmó—. Estamos trabajando con la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona para facilitar el uso de las TICs a los profesores, así como con la Universidad Agraria de La Habana y para utilizar los cursos con el aprendizaje a distancia para promover la agroindustria”.

Durante la segunda jornada del X Con­gre­so Internacional Universidad 2016, el doctor At­choa­­re­na ofreció la conferencia Estrategia de la Unesco para una universidad innovadora, en la que presentó los ejes estratégicos de la educación superior para los próximos años.

Estas estrategias incluyen la internacionalización de la educación superior, la calidad, la transformación de la educación a través de las TICs y el desarrollo profesional del personal do­cente de las universidades.

Asimismo el directivo reconoció como un paso positivo la inclusión de la enseñanza terciaria en la nueva Agenda de Desarrollo aprobada en septiembre pasado en Naciones Unidas.

“Para la Unesco fue un gran logro garantizar que la educación fuese parte del nuevo sistema de la Agenda para el Desarrollo, pero lo más importante es que la educación superior también está incluida y hoy la mencionamos como un objetivo”.

Integración, un proceso que fortalece a las universidades

La casa de altos estudios del balcón del oriente ha logrado significativos avances en materia de aprovechamiento de recursos y potencial científico  

Leydis María Labrador Herrera – Granma – LAS TUNAS.— A casi seis meses de iniciado el curso escolar, el proceso de integración de la Universidad de Las Tunas es una realidad palpable. Si bien es cierto que desde el pasado primero de septiembre el periodo lectivo co­men­zó bajo la nueva estructura, ya se han ido superando los escollos que presupuso este nue­vo modelo.

En conversación con la máster en Ciencias Aurora Ramos de las Heras, rectora de la casa tu­nera de altos estudios, pudimos co­nocer de­talles del camino recorrido hasta aquí, y del alto nivel de compromiso que asumió con este reto el personal de los centros integrados.

—¿Cómo se preparó la provincia para llevar a cabo la integración universitaria?

—Fue un proceso de soñar una nueva universidad más pertinente y fortalecida, un proceso construido de manera colectiva en­tre los principales cuadros de ambas universidades que se integraron. Fue por el nivel de intercambio, de consulta, que llegamos a te­ner un total de 11 propuestas de organigrama, antes de definir la que mejor se adaptaba a nuestras condiciones objetivas y subjetivas.

“Hubo mucha movilidad entre los dos escenarios docentes, la universidad pedagógica Pe­pito Tey y la Vladimir Ilich Lenin.

Ambas tenían una estructura organizativa diferente y con el fin de hacer un uso más racional de los recursos y una organización que permitiera explotar todas las potencialidades, propusimos dejar siete fa­cultades y 137 cuadros de dirección. Así logramos una mejor distribución de los locales, las au­las, el claustro y otros recursos hu­manos. El reto más difícil fue que al inicio del curso ambas unidades presupuestadas man­tuvieron una economía separada has­ta el 31 de diciembre, por lo que tuvimos que ha­­cer una se­rie de acciones que permitieran funcionar de es­ta manera sin desproteger a nin­guno de los dos escenarios ni violar lo establecido, hasta hoy que definitivamente somos una única unidad presupuestada”.

—Concluido el proceso de integración, al menos metodológicamente hablando, ¿cuáles serían entonces las fortalezas que distinguen a la nueva universidad?

—La unidad entre todo el equipo de trabajo ha sido muy im­portante. Tratamos de mantener además entre los cuadros un balance de com­pañeros provenientes de ambas universidades, una fortaleza que nos ha permitido avan­zar y, sobre todo, compartir saberes y experiencias.

“Diseñamos además, un sistema de trabajo muy coherente desde la dirección de la universidad hasta el eslabón de base, que es donde se con­cretan en realidad los procesos. Recien­te­mente concluimos los claustros en todas las fa­cul­tades, donde quedó determinada la planeación estra­tégica del 2016, con objetivos bien delimitados y fue impresionante el nivel de im­pli­ca­ción que sienten nuestros trabajadores con esta tarea.

“Ya desde el punto de vista de nuestro po­ten­cial científico y de la calidad de nuestro claus­tro, puedo decirte que contamos con más de 100 doctores en ciencias, más de 500 másteres, un por ciento significativo de profesores con categorías principales, y una parte del claustro compuesta por jóvenes que avanzan hacia categorías su­periores”.

—Recientemente fueron anunciadas por el Ministerio de Educación Superior una se­rie de transformaciones para el ingreso, so­bre to­do en las modalidades de curso por en­cuentro y educación a distancia, ¿cómo asu­mirá la universidad integrada de esta pro­vincia tales cambios?

—Nosotros actualmente tenemos una ma­trí­cu­la total de 3 025 estudiantes, contando to­das las modalidades de estudio. Sin em­bargo, con las  nue­vas transformaciones que comienzan a im­ple­mentarse en la Educación Superior, he­mos decidido asumir, solo en la modalidad de cur­so por encuentro y educación a distancia  3 131 es­tudiantes.

“Este plan de plazas fue propuesto por la universidad tunera en coordinación con las autoridades del territorio, con los organismos empleadores y los organismos formadores, pues estamos dando una respuesta a las necesidades provinciales en 29 ca­rre­ras. Ello es un inmenso reto porque trabajamos sobre la base de un sello de calidad, y para ello hicimos un estudio ca­suís­tico de las carreras necesarias y nuestras potencialidades para res­­paldarlas. Hemos creado in­cluso facilidades para que los aspirantes no tengan ne­cesariamente que inscribirse aquí, sino que puedan hacerlo en su propia localidad. Te­ne­mos lis­to el cronograma previsto para el proceso de in­gre­so y creamos los canales ne­cesarios para brin­dar a los interesados toda la in­for­mación po­sible.

“Sabemos que no vamos a poder dar respuesta a todas las solicitudes, pues eso depende de nuestra capacidad formativa, pero he­mos or­denado el ingreso para que sea un proceso ju­sto y transparente no solo en nuestras sedes provinciales, sino en cada uno de los mu­nicipios”.

—En este proceso los centros uni­ver­si­tarios municipales (CUM), adquieren un pa­pel vital, ¿en qué condiciones se encuentran estos para asumir la tarea?

—Nuestros CUM tienen magníficas condiciones para asumir este reto, porque Las Tunas fue una provincia que defendió mantener sus filiales pedagógicas y universitarias, por tanto, en el proceso de integración logramos tener un equipo fortalecido de trabajadores en cada mu­­nicipio.

“Siempre protegimos el recurso humano. No tuvimos pregrado en algunos cursos, pero ese no es el único proceso sustantivo que desa­rro­lla­mos. Los CUM se mantuvieron trabajando en la extensión universitaria, la investigación, el posgrado, la capacitación, el aporte a los proyectos de desarrollo local y la preparación para el ingreso. De manera que hoy tenemos en los municipios un potencial adecuado para asumir las trans­formaciones que nos ha propuesto el Mi­nisterio, en relación con los cursos por en­cuentros y la educación a distancia”.

—Actualmente una de las prioridades de las universidades integradas es promover un impacto dentro de la sociedad, gracias a su po­tencial científico e investigativo, ¿qué re­sul­tados exhibe la provincia al respecto y cuáles son las metas esenciales para avanzar en ese objetivo?

—Nosotros tenemos un potencial de investigación que da respuesta, en las distintas ra­mas del saber, a las necesidades del te­rritorio, sobre todo a temas priorizados como la producción de alimentos. En este sentido ha sido vital el trabajo de la carrera de Agronomía, que es la única acreditada que tenemos hasta este mo­­mento. Desde allí se han logrado una serie de resultados que hoy son aplicables, ese es el ca­so del Programa de In­no­vación Agrí­cola Local (PIAL), dirigido a la ca­pacitación de los pro­ductores para concretar buenas prácticas que eleven el rendimiento.

“Tenemos también un Centro de Estudios de Energía, contamos con un Centro de Estu­dios de Dirección encargado de la capacitación de los cuadros, rectorando diplomados de administración pública y gestión empresarial, así como la maestría en dirección. Es válido des­tacar el pa­pel del Centro de Estudios de Pe­dagogía entre otras estructuras similares.

“Hoy el reto es ser más pertinentes, aplicar los resultados científicos de tesis doctorales y maes­trías al desarrollo de nuestra sociedad. Es ne­cesario seguir involucrando junto a noso­tros a los diferentes organismos y elevar la participación de nuestros estudiantes y profesores en las tareas de impacto. Estamos conscientes de que nos falta por hacer, pero creo que vamos por un rumbo adecuado y la integración ha venido a consolidar esa meta”.

cubainformacion


Volver